LA ANTIGUA SEDE DEL ALINGHI SE TRANSFORMA EN “LA BASE” DE LA CULTURA, LA CREATIVIDAD Y LA INNOVACIÓN

Facebook

 

A la finales de septiembre, La Marina de Valencia abrirá al público la planta baja de la Base, un espacio dinámico con usos expositivos y culturales.

• La fachada acoge una intervención artística que se renovará anualmente con pinturas de muralistas internacionales que viven en Valencia. La primera es obra de Hyuro.

• Gemma Sastre, directora ejecutiva de CuldeSac: “Queremos que la fachada esté viva y sea un lienzo donde artistas internacionales explican historias con contenido social que nos hagan reflexionar”.

Valencia, 31 de agosto de 2018- Un letrero luminoso ya luce sobre su fachada y anuncia su nuevo nombre: La Base. A mediados de septiembre finalizarán las obras de adecuación del hangar de la antigua sede del Alinghi, equipo suizo anfitrión de la 32ª y 33ªAmerica’s Cup. En una primera fase, el Consorcio Valencia 2007, gestor de La Marina de Valencia, ha recuperado la planta baja de este edificio (1.980 m2) para abrirlo a la ciudad y convertirlo en “La Base” de las industrias creativas y culturales, un espacio vivo, dinámico e innovador. El proyecto de adecuación de los hangares y creación de marca ha sido encargado a la consultoría creativa CuldeSaci incluye la ubicación en fachada de una intervención artística efímera que, en esta primera ocasión, es obra del artista Hyuro.

“La idea de estas intervenciones artísticas está en linea con el dinamismo inherente a La Base, un escenario innovador y cambiante. Queremos que la fachada esté viva y sea un lienzo donde artistas internacionales explican historias con contenido social que nos hagan reflexionar”, comenta Yema Sastre, directora ejecutiva de CuldeSac.
La propuesta de CuldeSac se adapta a la vocación del espacio: ser un lugar permeable y abierto, de encuentro e intercambio, con una programación de actividades continua.

Una base abierta
Las obras en la planta baja han sido realizadas por la empresa Inmobles Xuquer SL, con un presupuesto de licitación de 163.569€ (IVA excluido) y en el plazo previsto de un mes. El objetivo ha sido abrir el espacio inferior y condicionar el interior para nuevos usos. Dentro de los hangares, se ha redistribuido la tabiqueria, se han instalado paneles perimetrales para habilitar un espacio expositivo, se ha adecuado la instalación contra incendios y se han creado aseos accesibles y una zona de catering. Para conectar La Base con el exterior, se ha abierto un vacío en la fachada principal.

Una fachada viva
La intervención en la fachada ha consistido a retirar los anteriores vinilos, limpiar y pintar. Además, se ha reservado una parte para la instalación de una intervención artística con carácter rotativo anual. Esta fachada cambiante, que cada año estará presidida por la obra de un artista, pretende también redundar en el espíritu dinámico del edificio.
La primera firma que inaugura el muro es Hyuro, una artista argentina establecida en Valencia las pinturas de la cual ocupan ya algunas paredes de la capital valenciana y del mundo. La autora, que ha vuelto recientemente de pintar un mural de 40 metros en Holanda, prevé finalizar su obra a La Base este fin de semana. La pintura que está realizando está basada en una acuarela suya de 2015 titulada “Delimitación del espacio público”. Cómo todos sus trabajos, esta es también una propuesta muy personal y íntima que, al mismo tiempo, sugiere un mensaje abierto a la interpretación y a la reflexión.
Por otro lado, ya están instalados en la fachada los letreros de la nueva marca “La Base”, el cromatismo de la cual y tipografía se alinean con la imagen e identidad gráfica de La Marina de Valencia y su objetivo de dinamizar el frente marítimo. “El contenedor del logotipo se inspira en la arquitectura y volúmenes de la nave, teniendo en cuenta su diagonal. La inclinación de la tipografía aporta movimiento a la marca, y la palabra “base” descansa sin límites en la propia base del contenedor, en alusión a este nuevo espacio abierto al público”, señala Yema Sastre.

Antecedentes
Desde 2016, la base de el Alinghi ha acogido en varias ocasiones actividades relacionadas con la innovación. En noviembre de 2016, el hangar fue la sede de Civic Factory Fest La Marina de Valencia, primera plataforma de innovación urbana donde los múltiples agentes que habitan el territorio buscaban respondidas a los problemas de la ciudad. En diciembre del mismo año, fue el escenario de los Valencia Startup Awards, la entrega de premios a las propuestas más innovadoras de la ciudad.
En 2018, la que fuera tienda de el *Alinghi ha albergado el ciclo de conversaciones Living Lab de La Marina de Valencia, debates de reflexión abiertos que interconectan a referentes locales, nacionales e internacionales.

Próximos pasos
La primera y segunda planta de la Base, así como sus terrazas, se destinarán también a actividades relacionadas con la innovación y la creatividad. Una de las premisas de los pliegues de adecuación y explotación del edificio se apoyará en la propuesta de arquitectura sostenible desarrollada el junio pasado por un equipo internacional y transdisciplinar de estudiantes de masters universitarios, en el marco del taller Interdisciplinary Sustainable Architecture (ISA)-Lab, organizado por la Universitat Politècnica de València.
Otro espacio que también el Consorcio Valencia 2007 condicionará en breve es la antigua tienda de la Alinghi. El Consorcio usará este espacio como punto de información de la entidad, ruedas de prensa y acontecimientos de programación propia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: